jueves, 9 de mayo de 2013

¿Ser o no ser? ¿Venganza o Justicia?


Ser o no ser... todos lo hemos oído alguna vez, incluso si no hemos visto o leído la obra de Shakespeare, son unas palabras famosas por si mismas. Con ellas el famosisimo autor nos expresa una situación con la que todos nos podemos identificar, una duda profunda sobre nuestro proceder. ¿Como he de actuar frente un agravio o agresión? 

Si estamos sumidos en la inconsciencia, nuestro accionar provendrá de un visceral y cegado odio, "!Me las pagaran!" "!Ya verán como se siente!" "!Les demostrare quien soy y con quien se han metido!" "!Se van a arrepentir! " y comenzamos a planificar las mejores maneras de que nuestro odio, enojo, ira, rabia, frustración  etc alcancen a aquellos que consideramos nuestros enemigos. 

Pero, si estamos realmente comprometidos en seguir un camino de evolución espiritual, deberíamos aprovechar la circunstancia para cuestionarnos muchas cosas antes de actuar. Pues conocemos, o deberíamos  las leyes del karma, el como funciona la ley de causa y efecto. De como cada suceso es generado por una causa y es, a su vez causa de otros eventos y situaciones. 

La necesidad de venganza proviene de sentirnos victimas. De sentir que lo que nos sucede es injusto e injustificado. Es decir, no lo merecemos, es un yugo inmerecido. Que hay seres malos que decidieron acometer sus inquinidades conmigo.Viene del "!Oh! pobrecito de mi". En pocas palabras, la venganza proviene de un espíritu que aun no comprende su capacidad de creación, y la responsabilidad que esa capacidad conlleva. 

Sentir sed de venganza es una señal de ignorancia espiritual, de no conocer, o no saber que yo soy co-creador de mi vida, mi destino y mis circunstancias. Es ser irresponsable, pues pongo en otros, sean quienes sean, la responsabilidad  del poder que realmente me atañe a mi. 


Todo lo que nos sucede proviene de nosotros mismos. Por acción  omisión  Por nuestras palabras, emociones, sentimientos. Por lo que decimos, por lo que callamos. Por lo que hacemos y somos. Especialmente si nos hemos autodenominado "Brujos" "Magos" o similares... 
Querer, Saber, Osar, Callar.

Esas son las premisas de la magia ceremonial. Pero aun sin siquiera encender una vela, o sin tener ni la mas remota idea de hechizos, rituales o palabras de poder, hacemos magia TODOS LOS DÍAS DE NUESTRA VIDA. Eso incluye lo bueno y lo malo. 

Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin?
Finalmente vemos que el dilema de Hamlet es aun mas profundo... ¿Que es mas noble para el alma? ¿poner la otra mejilla? o ¿luchar? ¿oponerse a una injusticia?


Esa misma pregunta me hice yo a la edad de 15 años... Una muchacha empeñada en "quitarme" el novio, llevaba ya rato haciendo las mil y una acciones para lograrlo. Normalmente la ignoraba, hasta que, un día me entero que ella ha inventado el rumor de que yo le era infiel a mi novio. !Me molesto muchísimo! Las mentiras siempre me han enojado mucho. No la odiaba... pero casi. 

Comencé a maquinar como vengarme. Y mil ideas venían a mi maquiavelica mente, pero mientras mas pulía mis planes mas me crecían las dudas... Ya mi abuela nos había hablado de las causas y consecuencias espirituales, de como y porque uno podría tener o crear un enemigo. Decidí llamarla y consultarle: 

- Abuela, ¿ puedo vengarme? 
- Si, por supuesto que puedes. Pero ¿para que lo deseas hacer? 

Yo me sentía indignada, y le conté todo. Yo me sentía con el legal y legitimo derecho a hacerla pagar por lo que estaba haciendo. 

- Es decir que tu estas segura de no merecer sus ataques. Pero, ¿ podrías estar 100% segura? ¿tus pensamientos acciones presentes o de una vida pasada no podrían ser la causa de su comportamiento? 
- No lo se. 
- No podrías tener una certeza, e incluso podrías tener razón y ser un ataque totalmente inmerecido por pura  envidia. Pero si va a ser cierto que, si tomas venganza, la habrás atacado. Y ella, a su vez tendrá una razón cierta, valida y real para devolverte el daño. Y así sucesivamente. ¿Ves la cadena? ¿cuando terminara? ¿estas viendo la cadena de acciones y reacciones que te van a ligar y vincular a ella? !Claro que puedes vengarte! !Tu puedes hacer lo que desees! Nadie te lo podría impedir, pero pregúntate ¿Vale la pena? 
- Abuela el es MI novio...
- Exacto. 
- ¿Entonces se supone que debo quedarme callada y de brazos cruzados dejándola que me fastidie, que hable mal de mi y todo eso? no me parece justo
- Yo no te estoy diciendo eso. 
-No entiendo entonces. ¿Que debo hacer? ¿Que puedo hacer? 
- Tu tienes el derecho y el deber de protegerte, a  ti a los tuyos y tus posesiones. Lo que no deberías hacer es dañar a otros, aunque ellos te hayan atacado primero. Tu tienes una verdad, tu verdad. La verdad es el arma mas poderosa que podrás utilizar. Porque la verdad surge de de lo mejor de ti, y, la verdad siempre prevalece. 

Así pase el fin de semana, pensando cual era la verdad, como usarla y como defenderme... 

El lunes a la hora del recreo la fui a buscar y la confronte. Ella creía que le iba a caer a golpes, yo practicaba Karate y era mas alta que ella, a golpes podría darle un buen escarmiento. Ella se atemorizo. Yo solo le dije: 

- No vengo a golpearte, pensar en ponerte un dedo encima me da asco, no podría ni darte con el pie. Yo solo vengo a decirte que ya se que estas haciendo, y se porque lo estas haciendo. Y !no te va a funcionar! No lo ha hecho y no lo hará  Si Bruno quisiera estar contigo ya lo hubiese hecho, estudia en tu salón  te ve todos los días, y ni mintiendo sobre mi has podido alejarlo de mi. El es MI novio, y ya debería ser mas que obvio que no le llamas la atención. Por favor no te rebajes mas, ten dignidad y búscate a alguien que quiera algo como tu. 

Me di la vuelta y me fui tomada de la mano de Bruno... Nunca mas me preocupe en que hacia ella o no. Simplemente no valía la pena. 


Buscar la justicia con la propia mano solo podría atarnos a quienes mas detestamos. 
En la Mitología Egipcia, Maat es la Diosa de la moral, la verdad, el balance, pero especialmente la Justicia. Ni los otros Dioses se atrevían a molestarla, y mucho menos a invocarla en vano, pues ella conoce muy bien lo que hay en nuestro corazón. Simplemente no se le puede engañar, ni sobornar. Ella simplemente lo sabe todo. 
Invocar a Maat, Invocar la Justicia, es, someterse primeramente a un juicio. Ella primero examina a quien la invoca y pesa su corazón. Si este llegase a ser mas pesado que una pluma, tendrá que asumir las graves consecuencias, ademas de querer acusar a otro impunemente. 

No hay mayor venganza que seguir viviendo sin ensuciar el alma. ¿Y la Justicia? a ella mejor dejarla obrar como debe ser sin interferir o juzgar a los demás. 

Ser o no ser... Mejor se tu mismo sin hacerle daño a nadie. 

Bendiciones de Luz, 

Andrea Green.
La Bruja Verde