viernes, 25 de febrero de 2011

A Portos…


A Portos…
Hay noticia que, sin importar como te las digan. Siempre caen mal, siempre son malas noticias. La muerte de alguien a quien se le tiene mucho respeto y cariño no hay manera de acomodarla. Pesa en el alma, llena de lágrimas los ojos, duele. Así de simple, duele.
Hoy me entere de la muerte de Portos GoldWing. No sé que hacer más que intentar escribir, pues escribiendo lo conocí. Para algunas personas será muy tonto llorar por alguien a quien nunca se le dio la mano, o le escucho la voz. Pero él para mi, y sé que para muchos, era una persona muy especial. Honesto, sincero, difícil, encantador y muy sabio.
Se que nosotros nos volveremos a encontrar. Sé que ahora estas mejor, lejos del dolor, lejos de un cuerpo físico que no quiso dar más. Tu espíritu grande y fuerte dejo honda huella en mí. Siempre te recordare y me harás mucha falta.
Feliz partida amigo… Gracias por el honor de ser tu amiga. Gracias por todo lo que compartimos y gracias por todo lo que aprendí contigo.
Vuela tu alma hermosa a un lugar apacible y lleno de luz, nos volveremos a encontrar, se que asi será.
Muchas bendiciones de amor. Adiós Portos.

Andrea Green